Canciones de protesta de bob dylan y el movimiento de derechos civiles

Aunque Bob Dylan ganó una cosmovisión política superficial a través de la influencia musical de Woody Guthrie en Minneapolis, cuando llegó a Nueva York en enero de 1961, no tenía una postura al respecto. Según todos los informes, fue la novia de Dylan, Suze Rotolo, quien lo empujó hacia el camino como cantante activista. Hija de organizadores sindicales y voluntaria del Congreso de Igualdad Racial, Rotolo animó a Dylan a actuar en mítines políticos. En un beneficio de CORE de febrero de 1962, presentó su andanada que acababa de escribir, "The Death of Emmitt Till", su primera canción de "protesta".

Surge un activista compositor

Embelesado por el idealismo recién descubierto y alcanzando nuevas y emocionantes mesetas con su oficio, los siguientes 18 meses se convirtieron en una bonanza en la composición de canciones mientras el joven letrista tachaba una serie de sus mejores canciones de actualidad. Grabado entre el 24 de abril de 1962 y el 27 de mayo de 1963, el segundo álbum de Dylan, The Freewheelin 'Bob Dylan, solo catalizó la zambullida del joven de 21 años en la política y su creciente lealtad al movimiento por los derechos civiles.

Mientras que "Oxford Town" examinó el enfrentamiento de septiembre de 1962 entre los alguaciles federales y la Guardia Nacional de Mississippi por el derecho de James Meredith a asistir a la universidad de blancos, fue "Blowin 'in the Wind" lo que puso a Dylan en el mapa como activista popular y músico popular. Ya popularizada por Pedro, Pablo y María, esta joya de la corona profesional se convirtió rápidamente en uno de los principales himnos del movimiento.

¿El verdadero o el buscador de fama?

A lo largo de 1962, Dylan había estado presentando beneficios regularmente en Nueva York con el Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos (SNCC), el grupo de base con el que se alineaba con más firmeza, junto con Joan Baez, Pete Seeger y The Staples Singers. Si bien los detractores de Dylan afirman que era un buscador de fama y que se hacía pasar por el movimiento popular, esto no era cierto. Dylan era un creyente genuino en el poder de la canción para crear cambios.

Cuando fue invitado a promocionar Freewheelin 'en el programa de Ed Sullivan el 13 de mayo, eligió tocar “Talkin' John Birch Society Blues”, una canción que satirizaba al grupo reaccionario ultraconservador. Cuando los productores se pusieron nerviosos y le pidieron que cambiara de canción, Dylan se marchó y su aparición fue cancelada.

Participación más profunda

Ingrese al Festival Folclórico de Newport de 1963. Casi como el escaparate de Pete Seeger, la aparición debut de Dylan fue más que una simple iniciación en el club, sino otro empujón hacia el trono como el chico famoso del cartel del movimiento. Junto al escenario por Joan Baez, Pete Seeger, Peter, Paul y Mary, y Freedom Singers de SNCC, Dylan terminó su set con "Blowin 'in the Wind". Y para un bis, el grupo se tomó de la mano, invocando a la audiencia en un canto de "We Shall Overcome".

Atrapados en el torbellino, el 28 de agosto, Dylan y Baez actuarían pronto en la Marcha por la Libertad en Washington, DC, cuando Martin Luther King Jr. pronunció su legendario discurso “Tengo un sueño”. Presentado por el actor Ossie Davis, Dylan interpretó "When the Ship Comes In" y "Only a Pawn in Their Game", y también se unió a Len Chandler para la canción "Hold On".

A fines del otoño, Dylan finalmente se bautizó en las realidades cotidianas de los negros del sur cuando realizó la manifestación de registro de votantes en Greenwood, Mississippi, donde tocó “Con Dios de nuestro lado” ante unos 300 granjeros negros. También hizo "Sólo un peón en su juego", una canción recién escrita sobre el asesinato del líder de los derechos civiles Medgar Evers que ocurrió semanas antes. Ambas pistas aparecerían en su próximo álbum, el lanzamiento socialmente crítico de enero del 64, The Times They Are A-Changin '.

Desencanto político

Si bien 1963 fue el año más activo de Dylan en política, también fue el más desilusionante. Sintiéndose cooptado por los líderes del movimiento blanco y despreciando sus expectativas de que él se convirtiera en su campeón estrella, Dylan comenzó su retirada. Aunque nunca dejó de apoyar la lucha negra, convertirse en un flautista para los blancos liberales afligidos por la culpa era un papel hipócrita que no estaba dispuesto a desempeñar.

Expresó su desencanto con el movimiento durante su discurso de aceptación en la lujosa ceremonia de entrega de premios de diciembre de 1963 para el Comité de Libertades Civiles de Emergencia, cuando Dylan alienó a la audiencia mayoritariamente blanca, criticando la reciente marcha por la libertad en Washington: “Miré a todos los negros allí y no vi ningún negro que no se pareciera a ninguno de mis amigos. Mis amigos no usan traje ". Obviamente, dirigiéndose a su propia audiencia con traje, sorprendió aún más a la multitud al decir que él y Lee Harvey Oswald tenían mucho en común. Cuando comenzaron los abucheos, se marchó.

Otro lado de Bob Dylan

En constante evolución como compositor, la inmersión de Bob Dylan en la política siempre había sido una transición hacia destinos más importantes. Durante el apogeo de su activismo en el otoño de 1963, ya estaba absorbiendo las influencias Beat y el modernismo francés, y su oficio se estaba volviendo menos literal y mucho más poético y literario, como se refleja en su siguiente lanzamiento, el lanzamiento políticamente vacante de agosto de 1964, Otro lado de Bob Dylan.

Las reacciones al álbum de los puristas del folk fueron inmediatas y duras. Bob Dylan estaba abandonando la causa, dijeron. No estaba cumpliendo con sus responsabilidades como compositor de protesta. Había caído en la trampa de la fama. De aquellos que lo criticaron, esperar que un artista de 22 años en la cima de su destreza creativa permaneciera inmóvil en una política sin salida no solo era una tontería sino también una ingenuidad.

El futuro apolítico de Dylan

Aunque Dylan abandonó el activismo en 1964, durante el resto de su carrera hacía sutiles gestos políticos y escribía alguna que otra balada de actualidad. Por ejemplo, "George Jackson" de 1971, sobre la ejecución del marxista negro militante en un tiroteo en una prisión, seguido de la canción y la gira de 1976 defendiendo la liberación del boxeador encarcelado injustamente, Rubin "Hurricane" Carter.

Más aún, cuando Dylan recibió un Lifetime Achievement Award en los Grammy de 1991, con Desert Storm en pleno apogeo, interpretó “Masters of War”, la misma canción que interpretó irónicamente durante un concierto de West Point en 1990. Y en la noche de las elecciones de 2008, cuando se anunció la victoria de Barack Obama, Dylan se desvió de su habitual bis en vivo de "Like a Rolling Stone" para interpretar el raro "Blowin 'in the Wind".