Compatibilidad amorosa entre Tauro y cáncer

Tauro y Cáncer son cautelosos en el amor, como lo son en la vida. Ambos quieren tomarse su tiempo para conocerse. Ambos buscan algo seguro y no se precipitarán al romance. El Toro y el Cangrejo son extremadamente cariñosos y amantes del hogar, por lo que si se establece una conexión amorosa, hay mucho espacio para que la felicidad crezca de manera constante.

Tauro ama los placeres sensuales, entre ellos comer, y Cáncer está demasiado ansioso por complacerlos. Después de las primeras citas discretas, puede haber sutiles e indirectas oberturas de afecto, pero una vez que se abren las compuertas, estos dos son amantes acogedores felices de arraigar en un solo lugar.

En general, Tauro enamorado es ingenioso, materialista y está ansioso por crear un nido acogedor, mientras que Cáncer enamorado es una persona hogareña, cariñosa y súper sensible emocionalmente.

Las cuestiones de seguridad

Tauro busca seguridad material, Cáncer para seguridad emocional y comienzan a surgir visiones de un futuro compartido, quizás la casa de sus sueños. El Toro tiene el don de aprovechar al máximo los talentos naturales y está feliz de instalarse para que el amor crezca durante muchas temporadas.

Este tipo de deseo de florecer donde se planta es atractivo para Cáncer, que cobra vida con una floreciente base de operaciones. 

Tauro es posesivo, pero a Cáncer no le importa, e incluso podría considerarlo en secreto una muestra de amor. La naturaleza firme y leal de Tauro satisface el anhelo de Cáncer de algo duradero.

Ambos son bastante domésticos y felices de aterrizar en algún lugar y comenzar a acumular cosas, niños y recuerdos. Todo en la morada se elige cuidadosamente para crear una sensación hogareña e ingeniosa. Los amigos de esta pareja describen su espacio como muy habitado. Es el santuario. Con el tiempo se convierte en parte de lo que son, como si Tauro tuviera raíces desde sus cimientos y los comienzos primordiales de Cáncer estuvieran en lo profundo del pozo subterráneo. Tener una base de operaciones será un factor crítico en cómo se desarrolla esta pareja.

El ritual de preparar y compartir comidas juntos puede ser un aspecto importante de su relación. También son compatibles en el dormitorio, ya que unen la sensualidad física de Tauro con la profundidad emocional de Cáncer. Este es un partido que puede tener un comienzo lento pero que permanece unido a largo plazo.

Aguas fangosas

Una zona de peligro para Tauro y Cáncer está cayendo en un patrón de estancamiento. El amor por lo familiar puede conducir a una trampa, a no ir más allá de la zona de confort.

Ambos signos tienden a tener desafíos para ver con objetividad, por lo tanto, verlos desde la perspectiva del otro. Eso puede llevar a enfrentamientos arraigados sin que ninguno quiera admitir que él o ella podrían estar perdiendo el panorama general.

La tendencia a ser sentimental es un rasgo importante del Moonchild. Cáncer es tradicionalmente bueno con el dinero y las inversiones, como los bienes raíces, y se sabe que Tauro se aferra a las cosas y se siente seguro a medida que se acumula una montaña de posesiones a su alrededor.

Puede ser difícil para Tauro o Cáncer dejar de lado las cosas viejas, especialmente cuando tienen recuerdos adjuntos. Esté alerta para no sentirse abrumado por las cosas e identificarse con lo que ha acumulado.

La inercia se establece en ambos signos a veces, junto con una falta total de perspectiva. Junto con el agua y la tierra, hacen barro, en el peor de los casos.

Ayuda a observar otros factores como la Luna y Venus, cómo se expresa el amor y cuáles son las necesidades de cada uno. También aprenderá mucho al observar los signos de Mercurio, para ver si hay una manera de comprender la mentalidad del otro.

Al revés: Amantes de la cueva acogedora; ambos anhelan estabilidad; leal y de mentalidad a largo plazo; constructores de comodidades materiales; orientado a la riqueza: creando abundancia; la sensualidad se encuentra con la potencia emocional; orientado a la familia.

Abajo: Puede empantanarse, estancarse. (tierra + agua = barro); posesivo el uno del otro; límites desordenados; pérdida de objetividad.