Cuál es el mejor caballo para carreras de barriles

Durante casi 100 años, vaqueros y vaqueras se han movido a toda velocidad alrededor de tres barriles cuidadosamente colocados. Un barril perfecto es poesía en movimiento, con el caballo y el jinete trabajando en perfecta armonía mientras corren contra el reloj.

Sin embargo, los equipos ganadores de carreras de barriles normalmente no ocurren por casualidad. Los jinetes pasan meses, incluso años, buscando un caballo con la combinación perfecta de conformación, velocidad y atletismo.

Experiencia y edad

Antes de sumergirse en su búsqueda, debe evaluar su propio nivel de experiencia. Los jinetes que son nuevos en el mundo de las carreras de barriles deben centrarse principalmente en un caballo más viejo con una base sólida para carreras de barriles.

Las carreras de barriles requieren decisiones en una fracción de segundo, y un jinete verde emparejado con un caballo sin experiencia es un desastre a la espera de suceder. Los caballos de carreras de barriles a menudo corren hasta bien entrada la adolescencia y los veinte, por lo que los jinetes novatos no deben alejarse de los caballos que tienen un poco de dientes largos.

Los ciclistas experimentados a menudo eligen prospectos que aún no han comenzado en el ring o que solo tienen una temporada o dos de práctica. Esto permite al jinete experimentado adiestrar a los caballos según sus hábitos y especificaciones para un paseo sin problemas.

Raza y linajes

Los caballos de cualquier raza pueden participar en la mayoría de las organizaciones de rodeo, pero los caballos Quarter son la raza predominante en el mundo de las carreras de barriles. Son una de las razas más versátiles y tienen la velocidad y la agilidad para doblarse alrededor de los barriles.

No hay una elección correcta o incorrecta para las líneas de sangre cuando se trata de elegir un prospecto de barril. Cada corredor de barriles tiene su combinación favorita de líneas de sangre. Algunos entrenadores optan por caballos de líneas de sangre de carreras, por lo que tienen la velocidad para superar a otros competidores.

Otros entrenadores eligen caballos de las líneas de caballos cortantes o de trabajo porque tienden a ser un poco más pequeños y más maniobrables, lo que reduce el tiempo de sus carreras con giros más rápidos. Aún así, otros entusiastas combinan carreras y líneas de corte para producir caballos con la combinación ideal de velocidad y agilidad.

Las líneas de sangre populares en el mundo de las carreras de barriles incluyen Easy Jet, Dash for Cash, Firewater Flit y On the Money Red, uno de los principales toros de caballos de barril de la historia.

Conformación y solidez 

La constitución del caballo es uno de los factores más esenciales para su éxito en la arena. Los caballos más bajos son los preferidos por los competidores más serios, aunque esto no es difícil ni rápido. Cuando la cruz del caballo está más cerca del suelo, tiene un centro de gravedad más bajo y estará más estable en sus pies que un caballo más alto.

Muchos caballos de las líneas de corte son más bajos, mientras que algunas líneas de sangre de carreras tienen un promedio de más de 16 manos de altura. Un prospecto de caballo de barril debe tener una espalda corta y recta, un subrayado largo y ángulos de cadera y hombros coincidentes. Retroceda y mire al caballo: su cuerpo debe tener una forma de trapecio.

Esta estructura uniforme le permite al caballo alcanzar debajo de sí mismo con sus patas traseras para obtener más potencia y velocidad y negocia el patrón. Una perspectiva de barril debe ser 100% sólida sin indicios de deformidad o cojera. Revise sus piernas en busca de protuberancias o cicatrices inusuales que puedan indicar una inyección previa o una cirugía de tendón.

Observe cómo el caballo se mueve a través de los tres pasos y preste atención a cualquier cortocircuito o cojera que pueda ser un signo de cojera subyacente. Pídale a su veterinario un examen físico completo, que incluya radiografías y ecografías. Los rayos X son útiles para detectar huesos rotos viejos o acumulación de calcio que puede provocar artritis, mientras que los ultrasonidos pueden diagnosticar lesiones de tejidos blandos que pueden provocar cojera permanente.