¿Cuál es la formación 5-3-2 en el fútbol?

La formación 5-3-2 se utilizó mucho hace unos años, pero la mayoría de los entrenadores del fútbol mundial ahora optan por diferentes formaciones.

Contiene tres defensores centrales, uno de los cuales a menudo actúa como barrendero.

La responsabilidad recae en los dos laterales para hacer incursiones regulares hacia adelante y darle al equipo amplitud de ataque.

La formación asegura una buena fuerza numérica al defender y dificulta el contraataque de los equipos rivales.

Delanteros en la formación 5-3-2

Al igual que con otras formaciones que cuentan con dos delanteros, a menudo hay un objetivo que acompaña a un goleador absoluto.

El objetivo debe ser un delantero grande, físicamente imponente, capaz de sostener la pelota y hacer que otros entren en juego.

Algunos equipos optan por un jugador más creativo para acompañar al delantero absoluto, y éste juega en una posición un poco retraída, justo al lado del delantero principal, cuyo trabajo es meterse en el área de penalti y rematar ocasiones.

El delantero principal debe tener buen ojo para el gol, mientras que la velocidad también es una ventaja, ya que se le pedirá que persiga los balones detrás de los defensores.

Centrocampistas en la formación 5-3-2

Por lo general, el trabajo de un mediocampista es sentarse y actuar como una pantalla frente a los defensores.

Tres de los mejores mediocampistas defensivos actualmente en el juego son Michael Essien, Javier Mascherano y Yaya Toure. Son jugadores como estos los que permiten a los jugadores más atacantes del equipo avanzar, ya que proporcionan una póliza de seguro si se pierde la posesión.

Siempre habrá al menos un centrocampista en esta formación que deberá unirse regularmente a los ataques de su equipo. Pero también tendrán responsabilidades defensivas, y es común ver a los tres centrocampistas defendiendo en las esquinas.

Como esta formación tiene una fuerte columna vertebral defensiva, les da más licencia a los centrocampistas para avanzar. Es imperativo que hagan esto porque, de lo contrario, con la formación fuertemente ponderada por los defensores, el equipo carecerá de números al atacar.

Wing-backs en la formación 5-3-2

En tal formación, los laterales deben tener una aptitud suprema, ya que se les pide que defiendan y ataquen. Actuaciones dinámicas y de alta energía están a la orden del día desde esta posición.

Los laterales deben trabajar a lo largo del campo, haciendo carreras penetrantes hacia el tercio defensivo del oponente y enviando centros al área.

Pero también deben ser fuertes en el tackle, ya que buscan anular la amenaza de los extremos rivales y evitar que los centros entren en su propia caja.

Defensores centrales en la formación 5-3-2

Cuando se alinean tres defensores, uno se usa a menudo como barredora. El trabajo del barrendero es jugar detrás de los otros dos defensores centrales, limpiando los balones sueltos, pasando / driblando el balón fuera de la defensa y agregando más seguridad. Franz Beckenbauer y Franco Baresi fueron buenos barrenderos en su día, pero la posición es menos común ahora.

Los otros dos centrales deberán realizar su labor habitual de taclear, cabecear, marcar y en general repeler los ataques de los rivales.

Si bien por lo general son libres de realizar jugadas a balón parado con la esperanza de cabecear en un centro o una esquina, su función principal es detener a los delanteros y centrocampistas de la oposición.

Un barrendero no es obligatorio y es común que tres defensores centrales se alineen a la vez.