La formación 4-5-1 – tácticas de fútbol

Esta formación ha sido favorecida por los equipos europeos durante años.

A menudo se emplea cuando los entrenadores quieren un enfoque de seguridad por parte de sus equipos, y los observadores pueden presenciar regularmente cómo se usa la formación en los partidos de la Liga de Campeones.

Optar por llenar el mediocampo con cuerpos significa más solidez defensiva.

Delantero en la formación 4-5-1

Con solo un jugador en la cima, hay mucha carga para que este delantero rinda.

Es fundamental que sostenga el balón en alto y ponga a otros en juego. Didier Drogba es un excelente ejemplo de un jugador con la fuerza y ​​la conciencia para llevar la carga de un delantero solitario.

El ritmo también es una ventaja, ya que se le pedirá al delantero que corra hacia los balones del mediocampo.

Los hombres objetivo con buen control, capacidad de cabeceo y fuerza en la parte superior del cuerpo como Drogba pueden prosperar en esta posición.

Jugar contra toda una defensa por sí solo puede sacarlo de un jugador, por lo que es importante que esté completamente en forma cuando salga al campo.

Centrocampistas en la formación 4-5-1

Es fundamental que si un equipo tiene intención de atacar, los centrocampistas avancen a intervalos regulares para apoyar al delantero.

Como es el caso con la mayoría de las formaciones, un mediocampista defensivo se sentará y protegerá a los cuatro de atrás. Este jugador está encargado de disolver los ataques de la oposición y, cuando el equipo está a la defensiva, actúa como un miembro extra de la defensa. Pero los dos a su alrededor deberían estar buscando tanto atacar como defender.

Un mediocampista de cinco hombres más ofensivo puede ser difícil de manejar para los oponentes, ya que es difícil elegir a los mediocampistas que avanzan y que están haciendo carreras tardías hacia el área o pasando el balón entre ellos para hacer espacio.

Extremos en la formación 4-5-1

Si bien al menos uno de los mediocampistas centrales recibirá instrucciones para avanzar con regularidad, este también es el caso de los extremos del equipo. De hecho, si un equipo se está preparando para atacar, la formación puede parecerse más a un 4-3-3, con los dos extremos jugando roles más avanzados mientras buscan apoyar al delantero y ponerse en posiciones de gol cortando.

El trabajo del extremo ortodoxo es correr la línea y buscar centros en el área, pero para que sean efectivos, los mediocampistas deben avanzar al área de penalti.

Un extremo debe ser consciente de sus responsabilidades defensivas, con más y más equipos alineando laterales saqueadores.

Laterales en la formación 4-5-1

Hay más responsabilidad que nunca en el fútbol mundial en los laterales para atacar, y esto todavía se aplica en la formación 4-5-1. Cuánto avancen depende de cuán atacante pueda ser la perspectiva de un equipo.

La función principal del lateral es defender contra los laterales y los laterales de la oposición, mientras ayuda a los defensores centrales.

Defensores centrales en la formación 4-5-1

Cualquiera que sea la formación, el trabajo de los defensores centrales no se ve afectado en gran medida.

Los centrales están encargados de alejar el balón, taclear y bloquear. Si bien por lo general son libres de realizar jugadas a balón parado con la esperanza de cabecear en un centro o una esquina, su función principal es detener a los delanteros y mediocampistas de la oposición.

Los dos defensores centrales pueden marcar zonalmente (marcado zonal) o asumir roles de marcado de hombre a hombre según las instrucciones del entrenador.