La polaridad leo-acuario en astrología

Leo y Acuario unen un gran corazón y una gran mente, como una polaridad en lados opuestos de la rueda del zodíaco. Lo mejor de ambos es un espíritu alegre, generoso, con inteligencia de corazón.

Leo y Acuario se asustan mutuamente, mientras sienten algo familiar en los motivos del otro. Ser una polaridad significa que se encuentran entre sí como totalmente opuestos, pero encuentran al otro convincente.

Total de opuestos

Sobre oposiciones como Leo-Acuario, la astróloga April Elliott Kent escribe en Practical Astrology: "Pueden envidiar a los demás, tratar de emularse o declararse una guerra abierta entre sí; una cosa que no pueden hacer es ignorarse".

Como opuestos, comparten un instinto de estabilización que proviene de ser signos fijos. Y están en los elementos compatibles de fuego y aire.

Este enfrentamiento de opuestos en su carta natal es muy útil, para revelar puntos ciegos o vías de crecimiento. Los astrólogos notan que a menudo es un objetivo cuando no está en su plena conciencia; puede ser uno en el que se proyecta sobre la otra persona. La proyección es un tema común con las oposiciones.

Un Leo apasionado lucha contra el genial Acuario, mientras secretamente se pregunta qué ven (que Leo no ve). Y Acuario reprende a Leo por estar lleno de sí mismos, pero anhela sentir algo de ese entusiasmo espontáneo.

Puede atraer al "Otro" para saber de dónde vienen. Son similares, pero se acercan a la vida desde el lado totalmente opuesto.

Especial y único

Es interesante notar que tanto Leo como Acuario son signos del zodíaco de creatividad original. Y de personalidades singulares, ambos destacan, como individuos destacados.

Por eso se le ha llamado el eje del ego. Ambos tienen el poder de la personalidad. Leo es el Selfie y Acuario el Yo Consciente. Ambos tienen un fuerte sentido de carácter único.

Para Leo, eso podría ser el centro de atención como la estrella, mientras que Acuario se siente más en casa en un conjunto. Leo se pierde en el calor del momento y se deja llevar. Mientras tanto, Acuario ve el escenario de la vida como desde arriba, observando a los jugadores moverse.

Como el signo anterior de Cáncer, Leo puede ser muy subjetivo y Yo, Yo, Yo. Es una concentración del Ser vital, en todos sus detalles. Como su regente, el Sol, Leo puede pensar que el mundo gira a su alrededor. Leo a menudo está casado con quienes son y confía en eso.

Acuario es un signo de liberarse, de ver el panorama general y de aferrarse a la vestimenta personal sin apretar, para pasar por muchos cambios impactantes. Acuario se trata de reinventarse a sí mismos.

El orgulloso Leo puede inspirarse en la capacidad de Acuario para romper con las convenciones y no preocuparse tanto por lo que piensen los demás. Hay más que un toque del libertador en Acuario, que le muestra a Leo que hay momentos en los que tienes que decepcionar a tus fans o seguidores y aferrarte a una verdad superior.

El yo futuro

Al estar en la brillante presencia de Leo, Acuario se aprecia a sí mismo como algo único. "No hay nadie como yo", se da cuenta de Acuario, incluso cuando saben que el sentido de sí mismo pasará por transformaciones radicales. Acuario tiene esa habilidad para encontrarse con el yo futuro, habitarlo y luego cambiar el presente. Leo puede encontrar inspirador experimentar con el encuentro con el yo del futuro, como un ejercicio de visión. Acuario es un signo del futuro y descargas eléctricas a nuestra noción de quiénes somos y en quiénes podemos llegar a ser.

Cuando los dos bailan juntos, podemos amar quiénes somos, pero también invitar a un cambio que está más allá de lo que podemos imaginar. Leo nos estabiliza en el poder del presente, y ahora estamos desplegando en cada momento espontáneo. Acuario agrega ese salvaje desconocido a la mezcla, que nos lleva a nuestras propias fronteras personales de lo que es posible.

Recipiente para la fuerza solar y las energías universales

Otra asociación es que el brillo de Leo es muy personal, mientras que Acuario es universal.

Podemos decir que Leo y Acuario son vasos de grandes energías. Lo que es diferente aquí es la fuente simbólica, y ahí es donde hay una mezcla interesante cuando los dos se encuentran.

Leo encarna la fuerza del Sol, su regente, lo que hace que los Leones sean muy radiantes y conscientes de su carácter único. Leo es un signo de gran personalidad, es decir, grandes energías personales.

Acuario está gobernado por Urano, el planeta con pernos eléctricos de evolución. El Waterbearer tiene una mente para lo universal y es conocido por ser el descargador cósmico. Como signos fijos, Leo y Acuario pueden quedarse atascados en un surco, en su papel de vehículos de estas energías.

Aquí hay un trabalenguas de Per Gullfoss, autor de The Complete Book of Spiritual Astrology sobre posibles puntos atascados.

Para Leo: "Creer que el poder de la fuente ilimitada es el mismo que tu energía personal te conducirá a un gran problema energético". Y, "Si los Acuario piensan que su verdad personal es la verdad absoluta, están buscando problemas".

Aunque una persona fuerte (ego) es natural aquí para ambos, encontrarán menos resistencia de los demás cuando experimenten estas energías como más grandes que ellos mismos.