Los orígenes y la historia de la música rock

La historia de la música rock ha sido volátil e impredecible, ya que el género se ha redefinido y reinventado constantemente desde su aparición a fines de la década de 1940. No es de extrañar, entonces, que pueda resultar difícil aplicar una definición sencilla a un formato musical tan inquieto.

Pero si bien la gente puede objetar detalles específicos, la música rock generalmente se puede describir como música dura interpretada con guitarras eléctricas, bajo y batería, y generalmente acompañada de letras cantadas por un vocalista. Eso suena bastante simple, pero una mirada más cercana a la evolución del rock sugiere cómo diferentes estilos e influencias han dado forma a su desarrollo a lo largo de los años.

Los orígenes del rock (1940-1960)

Los orígenes del rock se remontan a finales de la década de 1940, cuando los estilos populares de la época, la música country y el blues, se transformaron en un nuevo sonido con la ayuda de guitarras eléctricas y un ritmo constante. Los artistas pioneros del rock de la década de 1950, como Chuck Berry, se apoyaron en gran medida en las estructuras clásicas del blues al tiempo que demostraban un talento como artistas natos. En contraste con la música pop segura de la época, el ataque agresivo del rock sugirió una libertad sexual que fue impactante durante esa época conservadora.

A principios de la década de 60, los seguidores de Berry, sobre todo los Rolling Stones, ampliaron el alcance del rock al pasar de artistas solteros a músicos capaces de producir álbumes de canciones coherentes. Abrazando el sexo y la rebelión juvenil en su música, los Stones cortejaron la controversia pero también elevaron el rock a nuevas alturas culturales.

La evolución del rock (década de 1970)

A medida que la música rock se convirtió en la forma dominante de música popular, las nuevas bandas se basaron en las fortalezas de sus predecesores y se expandieron hacia un nuevo territorio sonoro. Led Zeppelin le dio al rock un tono más oscuro y pesado, convirtiéndose en una de las bandas más populares de los 70 y ayudando a poner en marcha un nuevo género conocido como hard rock o heavy metal.

Casi al mismo tiempo, Pink Floyd agregó elementos psicodélicos y arreglos complejos, creando álbumes conceptuales unidos por un solo tema y destinados a ser absorbidos en una sola sesión. A álbumes como "Dark Side of the Moon" se les atribuyó el mérito de generar el movimiento del rock progresivo.

A finales de los 70, en respuesta a lo que percibían como bandas pretenciosas "hippie" como Pink Floyd, grupos como Sex Pistols y The Clash simplificaron el rock a sus ingredientes principales: guitarras ruidosas, actitud grosera y canto enfurecido. Nació el punk.

Si bien los tres movimientos gozaron de diferentes grados de aceptación generalizada, un cuarto estilo, menos reconocido, estaba comenzando a tomar forma. Destacando el ruido atonal y los instrumentos de rock no convencionales como las cajas de ritmos, grupos como Pere Ubu se convirtieron en los pioneros del rock industrial, un subgénero abrasivo que no gozó de una gran popularidad pero que inspiró a las futuras bandas de rock.

Rock's astillándose (década de 1980)

Cuando comenzaron los años 80, el rock convencional estaba perdiendo fuerza comercial y su sonido se volvía rancio. En un entorno tan creativamente estancado, los subgéneros comenzaron a afirmar su dominio.

Inspiradas por el estatus de forastero del punk y la instrumentación ecléctica de la industria, las bandas inglesas impulsadas por teclados como Depeche Mode demostraron un estilo de composición más introvertido, creando post-punk, también descrito como new wave.

Mientras tanto, grupos estadounidenses, incluido REM, jugaron con elementos post-punk, equilibrando letras introspectivas con arreglos tradicionales de bandas de rock. Estas bandas fueron apodadas rock universitario debido a su popularidad en las estaciones de radio universitarias.

A finales de los 80, el rock universitario se había convertido en una alternativa tan lucrativa al rock convencional que recibió un nuevo apodo: rock alternativo. También se le llamó indie rock porque las bandas solían firmar con sellos pequeños de propiedad independiente.

El rock alternativo consolidó su posición cultural cuando la revista de música Billboard creó una nueva lista en 1988 para el rock alternativo, que la publicación clasificó como rock moderno. Para la mayoría de los fanáticos de la música, términos como rock moderno, alternativo e indie son formas sinónimos de describir este popular subgénero.

El resurgimiento de Rock (década de 1990-presente)

Con el ascenso de "Nevermind" de Nirvana en 1991, el rock alternativo se convirtió en la música popular dominante. Pero mientras que otras bandas pronto surgieron como parte del llamado movimiento grunge (una fusión de hard rock y punk), otros grupos, como Soundgarden, se extendieron entre los mundos de la música rock alternativa y convencional.

Agravada por el suicidio del líder de Nirvana, Kurt Cobain, la música alternativa comenzó a perder su brillo a mediados de la década, preparando el escenario para el resurgimiento del rock convencional.

Una de las primeras bandas en capitalizar el regreso del rock convencional fue Limp Bizkit, que fusionó el hard rock y el rap en un híbrido llamado rap-rock. Grupos como Staind y Puddle of Mudd siguieron la estela de Limp Bizkit, aunque estas bandas se enfocaron en el hard rock melódico en lugar de integrar el rap en la mezcla.

Las bandas que habían prosperado durante el apogeo del grunge pero que no encajaban fácilmente en el subgénero alternativo, como los Red Hot Chili Peppers, continuaron encontrando público a lo largo de los noventa. Además, grupos que surgieron de las cenizas del grunge, entre ellos Foo Fighters, incorporaron la energía ajena de la música alternativa para revitalizar el rock convencional.

Cuando la música rock entró en el siglo XXI, los actos más exitosos tenían el mismo espíritu que sus predecesores de los años 21, incluso si sonaban bastante diferentes. Linkin Park fusiona el hip-hop y el metal, mientras que 60 Doors Down emula las tradiciones del hard rock del pasado al tiempo que proporciona un toque contemporáneo. Sin lugar a dudas, la música rock seguirá evolucionando, aprovechando su rica historia y sin dejar de estar atento a la próxima reinvención sonora.