Ruedas de aleación vs acero

Aleaciones o aceros; ¿Qué es lo mejor para ti? Ambos tipos tienen ventajas y desventajas para diferentes tipos de conducción; pero, en general, si quiere belleza y rendimiento, quiere aleación, y si quiere caballos de batalla feos, económicos y resistentes, quiere aceros.

Llantas de aleación

Las llantas de aleación son ahora estándar en la mayoría de los automóviles porque ofrecen ventajas tanto cosméticas como de rendimiento. A diferencia de las ruedas de acero, la aleación de aluminio se puede fundir y trabajar en muchos diseños diferentes, lo que le da a los autos un aspecto mucho más individual y ofrece a los propietarios la oportunidad de personalizar aún más. La aleación de aluminio / níquel es mucho más ligera que el acero y ofrece un rendimiento más ágil y una mejor aceleración. Un automóvil con aleaciones es generalmente mucho más divertido de conducir.

Las aleaciones tienden a doblarse más fácilmente que los aceros bajo impactos de carreteras y tienen tendencia a agrietarse si se doblan demasiado. El grado en que una llanta de aleación es flexible o quebradiza depende en gran medida de la cantidad de níquel que se agrega al aluminio para hacer la aleación: más níquel agrega peso y tiende a hacer que la aleación sea más frágil, menos significa una llanta más liviana que es más suave y tiende para doblarse más fácilmente. Los métodos de construcción como la fundición o la forja a presión también influyen en la resistencia de la aleación.

Las llantas de aleación se pueden pulir, pintar, mecanizar o cromar; Los diferentes acabados deben cuidarse de diferentes maneras. También son vulnerables a una variedad de daños cosméticos, como raspaduras en las aceras, corrosión del agua salada y limpiadores ácidos.

Ruedas de acero

El peso de las ruedas, neumáticos, frenos y rotores se denomina específicamente “peso no suspendido” porque no está amortiguado por los resortes de suspensión. El peso no suspendido tiene mucho más efecto en el manejo del automóvil que una cantidad equivalente de peso por encima de los resortes, de modo que incluso un pequeño cambio de peso puede tener grandes efectos.

Las llantas de acero son más pesadas que las de aluminio, por lo que cuando coloca llantas de acero en un automóvil que ha tenido llantas de aleación, tiende a encontrar que el peso adicional amortigua la aceleración y la agilidad, baja el centro de gravedad del automóvil y, en general, lo hace conducir más como un tanque. Obviamente, esto puede ser indeseable para aplicaciones de rendimiento de verano, pero en el invierno el efecto puede ser una ventaja física y psicológica significativa. Las ruedas más pesadas harán que los neumáticos muerdan la nieve con más fuerza y, al conducir en la nieve, tener un automóvil con aceleración y agilidad amortiguadas, un centro de gravedad artificialmente bajo y una sensación de solidez y pesadez puede ser algo muy bueno.

Las llantas de acero son significativamente más resistentes que las llantas de aleación. Se necesita una gran fuerza para doblar las ruedas de acero y es casi imposible romperlas. Dado su aspecto utilitario habitual, el daño puramente cosmético no suele ser un problema importante.

Hay cubiertas de ruedas que se pueden poner en aceros para que parezcan llantas de aleación; a menudo vienen con aceros vendidos como opciones OEM y también se pueden encontrar en línea. Las cubiertas de las ruedas son frágiles, tienen un aspecto un poco cursi y la mayoría de las veces se sujetan con un agarre de fricción de acero elástico que tiene una tendencia angustiosa a desprenderse en momentos inconvenientes y rodar.

Los aceros generalmente solo se fabrican en tamaños de 16 ”o menos. Hay muy pocos aceros de 17 ”por ahí, pero ni un solo acero de 18” que yo sepa. Me imagino que un acero de 18 ”sería ridículamente pesado. En consecuencia, la aplicación de aceros a menudo implicará una reducción de tamaño. Algunos automóviles de alto rendimiento no aceptarán ruedas reducidas debido a pinzas de freno demasiado grandes u otros problemas de suspensión.

Los aceros también suelen ser un 75-80% menos costosos que las llantas de aleación, lo que los hace excelentes para un segundo juego y económicos de reemplazar si están muy dañados.

Así, por muchas razones, las aleaciones son la única opción cuando las cualidades que necesita son un alto rendimiento y / o apariencia. Los aceros son generalmente mejores para los conductores cotidianos sensatos, o para cualquier automóvil que no tenga que verse bonito o hacer maniobras elegantes porque funcionan para ganarse la vida. Sin embargo, son especialmente ideales para ese juego adicional de ruedas de invierno.