Saturno en rasgos de personalidad de leo

En muchos sentidos, tener a Saturno en Leo en tu carta natal es un estudio de los opuestos. Leo, un signo de fuego, está regido por el brillo del Sol, mientras que Saturno es un planeta oscuro que proyecta una sombra de control. Leo es un signo de "gran personalidad", pero Saturno está a punto de moderación y precaución.

El enigma saturno-leo

Leo es un líder natural. Aquellos con Saturno en Leo (la Quinta Casa) son disciplinados de muchas maneras, incluida la autoexpresión. Pueden parecer reservados, pero debajo de la superficie estoica, a menudo hay una diva esperando el momento adecuado para tomar el centro del escenario.

Todos los signos de Saturno tienen una dicotomía incorporada que señala Elizabeth Rose Campbell en su libro, "Astrología intuitiva". "¿Cómo puedo confiar en que mi espontaneidad encontrará su propia disciplina sin imponerle demasiado orden desde el primer esfuerzo?" 

Si tienes Saturno en Leo, puedes vivir mejor tus sueños asumiendo riesgos calculados y desarrollando tus considerables talentos, tal vez sin dejar que los demás sepan cuán ambicioso eres en realidad. Encuentra lugares seguros y personas a quienes puedas revelar tus talentos y, cuando llegue el momento, prepárate para ser el centro de atención.

El factor de la arrogancia

A veces, Leo puede ser su peor enemigo. El lado oscuro de Leo es arrogante y egoísta. Es una actitud que puede manifestarse como demasiado estricta y puede hacerte parecer un tirano. Como Leo, anhelas admiración y respeto, pero ¿eres digno y mereces de ellos, o estás apegado a la idea de ser especial por encima de todos los demás? Las demostraciones de orgullo, acciones voluntarias y la necesidad de ser el mejor perro restan valor a tu carisma.

Saturno, sin embargo, puede revelar la fuente de sus comportamientos negativos y señalar cómo estos patrones nocivos se convirtieron en rasgos sombríos. Desafortunadamente, la fijación de Leo hace que este sea un lugar terco de Saturno. Tendrás que superar el orgullo épico que es tanto tu regalo como tu posible caída para encontrar la paz. La mejor manera de celebrar tu propia singularidad y respetarla en los demás puede ser aprender a reírte de ti mismo y tratar de no tomarte todo tan en serio.

Más allá de la gran personalidad a la verdadera autoexpresión

El prolífico autor de astrología Alan Oken escribe:

"Las personas con Saturno en Leo a menudo tienden a usar el poder personal para controlar el entorno. Desde una perspectiva centrada en el alma, esta tendencia tiene que transformarse de tal manera que el poder creativo personal se dirija hacia el servicio al colectivo".

Si no se transforma así, la poderosa personalidad de Leo puede interponerse en el camino de una auténtica autoexpresión real. Durante un tránsito de Saturno, puede ser difícil o imposible deslumbrar a la gente con tus encantos. Incluso podrían llamarlo falso. Por duro que parezca, cuando Saturno cierra las puertas, puede conducir a una búsqueda honesta del alma y al potencial de crecimiento espiritual. 

Creciendo joven, encontrando el amor 

Tener Saturno en Leo significa que probablemente "crecerás joven a medida que envejezcas". Esto no debe confundirse con inmadurez, sino más bien con la voluntad de dejar que los verdaderos sentimientos emerjan y florezcan.

A medida que Saturno en Leo alcanza la mayoría de edad, es posible que se encuentre canalizando su creatividad en formas satisfactorias para convertirse en un maestro del juego. Incluso podría dedicarse al negocio del ocio de alguna manera o seguir una pasión a tiempo completo como carrera.

Si siempre has sido conservador cuando se trata de llevar tu corazón en la manga en tu vida romántica, eso también puede cambiar. A medida que aprenda a enfrentar los miedos y se abra a la espontaneidad, es posible que se sorprenda al descubrir que posee un corazón valiente. Como resultado, tu gran amor puede encontrarte a una edad mayor.

El mayor desafío para Leo "más grande que la vida" es dejar ir la poderosa fachada para revelar el entrañable jugador / artista creativo y amante que lleva dentro. Con la guía reveladora de Saturno, las lecciones aprendidas se pueden aprovechar.