Una guía de la música del son cubano

El son está en el corazón de la música cubana; es una forma musical afrocubana por excelencia, que se refiere tanto al estilo de canto como de baile. Son significa "sonido", pero es más fácil pensar en su significado como "la canción básica". Aunque existen los primeros vestigios del son que se remontan al siglo XVI, el son moderno apareció por primera vez en la parte oriental de Cuba a fines del siglo XIX.

Son como base de la salsa

Quizás la contribución más significativa de Son Cubano es su influencia en la música latina actual. El son se considera específicamente como la base sobre la cual se creó la salsa, el sonido del son está vivo hoy en sus diversas encarnaciones, desde lo tradicional hasta lo moderno. El son puede ser la base de la salsa actual, aunque escuchándolos uno al lado del otro, puede ser difícil reconocer la forma familiar y lírica cubana.

Aumento de la popularidad

Hacia 1909, el son llegó a La Habana, donde se realizaron las primeras grabaciones en 1917. Esto marcó el inicio de su expansión por toda la isla, convirtiéndose en el género más popular e influyente de Cuba.

La presencia internacional del son se remonta a la década de 1930, cuando muchas bandas realizaron una gira por Europa y América del Norte, lo que llevó a adaptaciones de Ballroom del género, como la rumba estadounidense.

Los instrumentos

La primera orquesta de son era un trío compuesto de claves, un juego de percusión de palos de madera; maracas, un juego de agitadores de percusión y una guitarra.

En 1925, las orquestas de son se habían expandido para incluir un tres, que es un tipo de guitarra de seis cuerdas modelada a partir de una guitarra acústica española, y tambores bongo. El son básico evolucionó para convertirse en dos vocalistas, uno tocando claves, el otro tocando maracas, un tres, bongos, un güiro y un bajo.

En la década de 1930, muchas bandas habían incorporado una trompeta, convirtiéndose en septetos, y en la década de 1940, un tipo más grande de conjunto con congas y piano se convirtió en la norma, entonces conocido como conjunto.

La calidad lírica

Son cumplió la función de contar las noticias del campo. Entre sus componentes hispánicos fundamentales se encuentran el estilo vocal y la poesía lírica de las canciones. Su patrón de llamada y respuesta se basó en la tradición africana bantú.

Los cantantes de son son generalmente conocidos como soneros, y el verbo español sonear describe no solo su canto sino también su improvisación vocal.

La música cubana llega a broadway

Una de las canciones de son más perdurables, "El Manicero", que significa "El vendedor de maní", fue escrita por un joven pianista habanero, Moisés Simón. En 1931, el líder de la banda Don Azpiazu llevó la canción a Broadway, reorganizada en un estilo de rumba, que ya se sabía que se adaptaba a los gustos estadounidenses. Fue esta canción la que inició la locura mundial por la música latina.

Resurgimiento del son cubano

En 1976, un grupo de estudiantes de La Habana formó un grupo de preservación del hijo llamado Sierra Maestra, que resultó en una nueva ola de interés en las canciones antiguas y tradicionales de la cultura musical cubana.

En la década de 1990, la sensación musical Buena Vista Social Club relanzó la locura por el son y llegó a vender un millón de álbumes, reviviendo también las carreras de una gran cantidad de músicos ancianos que pensaban que sus días musicales habían terminado.